Archivo de la etiqueta: Pecio

¿Un pecio de origen íbero?

Durante el 2012 el CASC ha estudiado los restos del que podría ser el primer pecio descubierto en la Península Ibérica construido con técnicas navales de los íberos. El pecio, datado en el siglo 1 aec. media 12 metros de eslora y navegaba haciendo cabotaje. Se encuentra cerca de la población de El Port de la Selva en la provincia de Girona y se ha bautizado como Cap de Vol por hallarse cerca de el lugar conocido con este nombre. La forma de la quilla, la localización de una moneda íbera y el hecho de que las cuadernas estén atadas con cuerdas, hacen sospechar que se trata de un buque íbero en lugar de romano como se creía en un principio.
El pecio, conocido desde los años 60 del pasado siglo, fue expoliado en 1967 por un grupo de submarinistas belgas que extrajeron el cargamento de ánforas que transportaba, dejando el casco de madera enterrado en una capa de arena. Los arqueólogos realizaron un primer estudio en los años 70 y determinaron que se trataba de un buque romano hundido a finales del siglo I aec.

Trabajos arqueológicos en el Cap de Vol
Trabajos arqueológicos en el Cap de Vol

Los motivos por los el buque se aparta de las tradiciones navales romanas y por las que los arqueólogos creen que se trata de un buque íbero son la forma plana de la quilla, adaptada a la navegación en aguas poco profundas y costas donde no hay puertos y donde las desembocaduras de los ríos hacen las veces de lugares de carga y descarga, al contrario que las costas de Italia, más profundas y con fuertes corrientes. Por otro lado el hecho de que las cuadernas presenten marcas de que se hallaban unidas al casco mediante cuerdas, un sistema propio de punzones con el que aguantar la maderas y la localización de una moneda íbera en la base del mástil, de muy escasa circulación, colocada como amuleto.
De los restos de la carga encontrados en el lugar, se ha precisado que transportaba un cargamento de ánforas de vino procedente de Baetulo, la actual Badalona (muy cerca de Barcelona) con destino probable en Massalia (la actual Marsella).
En próximas temporadas se realizaran más excavaciones en el pecio con el fin de determinar con exactitud el origen del pecio.

Regreso a Anticitera

En Octubre del pasado año finalizó un nuevo estudio sobre el famoso pecio de Anticitera, el primero que se realiza desde el realizado por Jacques Cousteau en 1976. El pecio es conocido por el mecanismo encontrado en 1901 durante el primer estudio realizado y las docenas de esculturas de mármol que transportaba.

regreso a anticitera
(Photo: Ephorate of Culture/Greece)

Los primeros resultados de este estudio revelan que el barco tenia una longitud de casi 49 metros, el doble de lo que se creía, lo que revela que se trataba de un barco con unas medidas considerables para su época. Un ancla de plomo localizada recogida en su posición a bordo hacen pensar que el buque se hundió inesperada y rápidamente.

Junto con varias ánforas, piezas de cerámica y tejas, los arqueólogos han localizado docenas de objetos calcificados que presentan el mismo aspecto que presentaba el famoso mecanismo antes de su restauración. Los trabajos de inspección y estudio duraran dos año más.

Fuente: http://www.usatoday.com/story/tech/2013/01/03/antikythera-shipwreck-survey/1804353/

Un nuevo método de conservación para las maderas de los pecios

El método más utilizado para la conservación de las maderas pertenecientes a un pecio una vez extraídas del agua a venido siendo la sustitución del agua por Polietilenglicol, un proceso que necesita muchos años para completarse y que cada vez resulta más caro, ya que el Polietilenglicol procede del petroleo y este no para de aumentar su coste, provocando el alza del coste para sus derivados.

Debido al incremento del coste del tratamiento, la Texas A&M University a decidido cambiar los planes de conservación para el pecio del La Belle y ya ha hecho pruebas con un nuevo método basado en una técnica de sobras conocida y utilizada ampliamente por todo el mundo, la liofilización.

Casco excavado del buque La Belle
Casco excavado del buque La Belle

La liofilización consiste en congelar algo y aplicándole posteriormente la presión adecuada conseguir que el agua congelada pase a estado gaseoso sin pasar por el estado liquido, proceso llamado sublimación. Mediante esta técnica puede extraerse toda el agua de una madera que ha estado sumergida durante 300 años sin que esta sufra desperfectos y posteriormente exponerse sin que la madera se degrade al contacto con un ambiente seco. De esta forma consiguen hacer todo el proceso más barato y mucho más rápido, en pocos meses las piezas estarán listas para su exposición. Recordar que el proceso de sustitución del agua por Polietilenglicol en el Vasa necesitó varios años.

La Texas A&M University ha construido un liofilizador de unos 12 metros x 2.5 metros para realizar todo el proceso en sus propias instalaciones y tienen previsto aplicar el mismo método al pecio de Newport, con un tamaño el doble que el de La Belle.

En definitiva, no se como no se le ha ocurrido antes a nadie.  Un proceso muy conocido y sencillo, que no necesita de una tecnología punta, y unas instalaciones que pueden usarse tantas veces como se quiera con lo que aun se abarata más los costes a medida que se amortiza la inversión inicial. Muy buenas noticias para la arqueología submarina.

Novedades situaciones de pecios Agosto 2009

Los últimos pecios añadidos a historiayarqueologiamaritima.kmz para poder visualizarlos en Google Earth son :

Mar Caribe

  • San Pedro. Hundido en 1733 en la costa de Florida.

Mar del Sur de China

  • Intan. Pequeña nave comercial datada en el siglo X.
  • Belitung. Dhow árabe datado en el siglo IX.

Océano Pacífico

  • Nuestra Señora de la Concepción. Galeón de Manila hundido en 1638.

Océano Índico

  • VOC Batavia. Buque holandés hundido en Australia y con una historia de cine de terror tras el hundimiento.

Océano Atlántico

  • Santísima Trinidad. Situación totalmente especulativa. Más que nada por el morbo de su reciente localización.
  • Witte Leeuw. Jabeque holandés hundido en 1630 por los portugueses.

Como siempre, el archivo podéis encontrarlo aquí.

China y la ruta marítima de la seda

Desde hace unos años y coincidiendo con la inyección de testosterona que supuso para el gobierno chino la nominación de Beijin para los Juegos Olímpicos del 2008 se ha venido hablando en medios chinos de la ruta marítima de la seda, la contraparte marina de la conocida terrestre ruta de la seda.

En 1987 se localizó un pecio datado en el siglo XII EC correspondiente al reinado de la Dinastía Song con una eslora de 30,4 m y una manga de 9,8 m, el más grande de su tipo encontrado. En su interior se calcula que pueden haber cerca de 70.000 objetos, principalmente cerámicas.

El pecio se bautizo como Nanhai 1 y fue objeto de una atención sin precedentes. En primer lugar se ha construido un museo ( Marine Silk Road Museum ) para alojar no los restos del buque, sino el buque entero, que fue extraído del fondo del mar en una armazón metálico, momento que retransmitió la televisión china en directo.

Momento en que el Nanhai 1 es izado dentro del cofre
Momento en que el Nanhai 1 es izado dentro del cofre
El museo cuenta con una piscina de agua salada ( llamada Cristal Palace ) que reproduce las condiciones medioambientales en que se encontraba el pecio. La piscina cuenta con dos pasadizos acristalados por donde los visitantes podrán ver el pecio y a los arqueólogos trabajando.
Interior del Cristal Palace en construcción
Interior del Cristal Palace en construcción

El pasado mes de Junio las autoridades provinciales autorizaron el inicio de las actividades arqueológicas en el interior de la cabina del pecio, donde esperan encontrar los objetos con más valor.

Hace tiempo que sigo esta noticia pero me he resistido a publicarla antes por varios motivos.

Uno es que después de retransmisión en directo y Cristal Palace valorado en 20.3 millones de dolares no es posible encontrar una sola imagen del museo o la piscina con el pecio dentro en ningún lado. Y no es que no me lo crea, pero es que huele a pifia y secretismo. Me imagino la piscina llena de agua turbia provocada por los sedimentos acumulados en el interior del pecio, sin visibilidad alguna para los visitantes. La segunda es que se parece demasiado a una operación de marketing, la espectacularidad, el escenario, un nombre evocador… y es que parecen interesados en establecer una relación entre las sensaciones que la Ruta de la Seda pueden evocarnos como el comercio y la iniciativa comercial, el progreso y avance tecnológico que representaba cruzar de un extremo a otro el mundo conocido en la época de, por ejemplo, Marco Polo. Y todo sin necesidad alguna ya que cualquiera que haya oído hablar de Marco Polo a oído hablar de su Libro de las Maravillas donde contaba los grandes logros de la civilización China.

Finalmente solo hace falta buscar en Google Books “silk road” y “maritime silk road” para ver cuantas referencias encontramos, o hacer el mismo experimento en el buscador, “silk road” y “maritime silk road“, para ver el origen de las páginas que mencionan cada uno de los términos.

Eso no quiere decir que no existiera un comercio marítimo desde China hacia India y Oriente Medio. Existía y era muy importante. Simplemente que no se le suele aceptar el nombre de Ruta de la Seda, al menos por ahora.

El hecho que me ha decidido a publicar la noticia y que además muestra la inmensa importancia de esa ruta comercial es la publicación en el número de Agosto de la revista National Geographic España (en Junio y más extenso en la web original americana) de un artículo sobre los resultados de la excavación de un dhow árabe localizado cerca de la isla Indonesia de Belitung, en el estrecho de Gelasa, datado en el siglo IX y cargado con más de 50.000 cuencos de cerámica chinos del tipo Changsha. Este tipo de cerámica se producía en masa para la exportación, por lo que ya hacia el año 1000 había en China una “industria exportadora” cuando en Europa la mayor empresa comercial que existía era cambiar nabos por ajos con el vecino. Los arqueólogos creen que el destino de esta mercancía era el Oriente Medio, al actual puerto irakí de Basora, donde por entonces el imperio Abasí gobernaba toda la zona. El cobalto necesario para crear la cerámica de color azul se importaba en masa del actual Irán, probablemente también por vía marítima.

El cargamento se convirtió en objeto de una puja entre el Museo de Shanghai y el gobierno de Singapur en 2004, quien finalmente lo adquirió por 20 millones de euros, y que planean convertir en la base de otro museo de la Ruta Marítima de la Seda.

Parece que el nombre va a hacer fortuna, es cuestión de marketing.

Criticas a parte, aprovecharemos la mención a este dhow para un próximo artículo sobre la construcción de los cascos de los buques en la antiguedad, los cascos cosidos.

Entradas relacionadas :

China quiere rescatar un navio hundido hace 400 años

La Administración Estatal de Herencias Culturales china ha anunciado la intención de rescatar un buque hundido hace 400 años y bautizado como Nanhai 2. El pecio está localizado a unos 10 kilómetros de la ciudad de Shantou, en el sur de China. Descubierto en 2007 por un pescador local, ha sido objeto de especial vigilancia por las autoridades chinas para evitar el saqueo de la carga de porcelanas que transportaba. Unas 200 piezas han sido rescatadas de las 10.000 que se cree que transportaba en el momento del hundimiento, la mayoría fechadas durante el reinado del emperador Wanli de la dinastía Ming. Se da la circunstancia de que dicho emperador impuso una prohibición al comercio marítimo, lo cual abre varios interrogantes sobre la autoridad del emperador o sobre la datación del pecio.

Seguir leyendo China quiere rescatar un navio hundido hace 400 años