Archivo de la etiqueta: Mar Mediterraneo

Galeras en la revista Historia y Vida

En el número 556 (julio de 2014) de la revista Historia y Vida (@historiayvida), el dossier, tema principal del ejemplar, trata sobre las #galeras y la vida a bordo de ellas, los navíos que dominaron el #Mediterráneo durante la mayor parte de su historia. El artículo se centra en los navíos del siglo XVI, época en que se dirimió el control del Mediterráneo entre las escuadras cristianas y las del imperio otomano, el siglo de #Lepanto, la más alta ocasión que vieron los siglos en palabras de Cervantes.

Batalla de Lepanto 1571
Batalla de Lepanto 1571

El primer artículo, “La guerra de Mediterraneo” se inicia con un repaso a la geopolítica de la época para luego desarrollar la organización y operativa de las distintas escuadras al servicio de la corona española y finalmente desarrollar la estrategia que llevó al choque de Lepanto en 1571.

El segundo artículo se centra en la vida a bordo, sobre todo la de los galeotes, la chusma que remaba encadenada a su remo. Suciedad, enfermedades y mala alimentación justifican el título del artículo, “Infierno a bordo”.

Finalmente, hay una bibliografía para los más interesados en el tema:

Anuncios

La expansión neolítica por el Mediterráneo y la canoa del lago Bracciano

La embarcación conocida más antigua del Mediterráneo, hasta la fecha, no se encontró en el mar, sino 20 km tierra adentro en el lago Bracciano, a unos 30 km al norte de Roma, Italia.

Se trata de una embarcación monóxila, es decir, construida con un solo tronco de un arbol, datada gracias a los restos arqueológicos asociados entre el 5280 y el 5260 aec. Tenia unos 10 metros de longitud y un metro de anchura y se construyo vaciando un tronco de un roble con fuego y hachas de piedra.

Restos de la canoa del lago Bracciano durante su extracción
Restos de la canoa del lago Bracciano durante su extracción

Una canoa a 20 km del mar no parece un gran hallazgo para la historia de la navegación, pero si tenemos en cuenta el resto de la información proporcionada por la excavación del poblado,veremos que las cosas cambian.

Los habitantes del poblado disponian de toda una serie de objetos y conocimientos asociados a una cultura neolítica como animales y plantas domesticados, recipientes de cerámica, que no se ha observado antes en la región. Si no había ninguna cultura neolítica asentada anteriormente, esta ha tenido que llegar al asentamiento procedente de otra parte. Aquí entra en juego la embarcación. La posibilidad más aceptada es que los moradores del poblado llegaran a esta zona procedentes del mar remontando el cauce de un río. Si aceptamos esta suposición, tenemos que aceptar que las capacidades marineras de la canoa eran suficientes para permitir una navegación de cabotaje, con lo que tendríamos la evidencia material más antigua de navegación en el Mediterráneo conocida hasta la fecha.

Las evidencias que hablan a favor de las capacidades marineras de la canoa son varias, directas e indirectas. Entre los restos de la embarcación habían tres piezas que, se especula, podian servir para la unir la embarcación a otra del mismo tipo formando un catamarán, o bien un estabilizador del tipo de los que aun se utilizan en el Pacífico. Para ninguna de las dos opciones existen paralelos, ni en el marco temporal, el neolítico, ni en el físico, el Mediterráneo, por lo que ambas opciones deben ser tomadas con todas las precauciones.

En 1998 un equipo de arqueología experimental construyó una canoa usando las mismas técnicas y posteriormente navegó más de 700 km por diferentes costas del Mediterráneo para demostrar que era posible realizar travesías con este tipo de embarcaciones. La canoa era capaz de transportar varias personas con comida y agua más 100 kg de carga a una media de 4 km/h impulsándose con remos sin problemas.

monixilon2
Réplica de la canoa navegando por el Mediterráneo

Gracias a este hallazgo y a los experimentos realizados se ha constatado la posibilidad de que la expansión del Neolítico por Europa se haya realizado por mar, desde las costas del Mediterráneo hacia el interior, mediante migraciones de colonos equipados con canoas en las que transportaban sus cabras, perros y recipientes con semillas de cereales que cultivarían posteriormente, estableciéndose en la costa primero y adentrándose en el interior una vez que la presión demográfica lo requería.

Al fin y al cabo, ayer igual que hoy, el transporte de mercancías y personas es más eficiente y barato si se realiza a través de vías de agua que por tierra.

El transporte marítimo de trigo de Egipto a Roma

La provisión de trigo para su distribución gratuita a la población romana, la annona, fue probablemente una de las mayores empresas marítimas de la antigüedad y un desafió logístico sin precedentes, tanto por el volumen de la carga, como por su prolongación en el tiempo. Durante unos 300 años Roma importó, solo de Egipto, una media de 150.000 toneladas de trigo anuales, para distribuirlas entre los ciudadanos más pobres de Roma. El transporte de esta enorme cantidad de trigo se realizaba, evidentemente, por mar.

Seguir leyendo El transporte marítimo de trigo de Egipto a Roma

Lecturas piratas 2 – Corsarios berberiscos

Durante los siglos XVI y XVII, Argel fue la capital de un estado que vivía de, por y para el corso.

Durante este periodo, contando con el apoyo turco cuando fue necesario, los corsarios del norte de África asolaron el mar y las costas del Mediterráneo occidental en unas operaciones en que rapiña, política y religión se mezclaban.

Corsarios berberiscos
Corsarios berberiscos en http://www.casadellibro.com

Creado por los hermanos Aruj y Jeireddín Barbarroja a principios del siglo XVI, en parte dinamizado por los moriscos españoles recientemente expulsados y apoyado por el imperio turco, surgió en la ciudad de Argel un estado gobernado por una casta de renegados cristianos procedentes de toda Europa, capturados en operaciones de corso durante su infancia. La base económica de este estado eran las operaciones de corso dirigidas contra las naciones católicas de la orilla norte del Mediterráneo, principalmente España e Italia, y el comercio con los productos obtenidos en estas operaciones, objetos de valor y esclavos cristianos, que posteriormente vendían o devolvían a cambio de un rescate. Incluso el comercio, legal o ilegal, con los mismos reinos cristianos que atacaban jugaba un papel importante en su economía.

Organización, métodos, tretas, rutas, éxitos y derrotas en sus operaciones de corso son narrados con detalle.

En las costas Españolas, los desembarcos con el objetivo de asaltar poblaciones costeras y hacerse con mercancías y sobretodo cautivos, aun tienen efectos visibles. Las torres de vigía presentes en muchos lugares de la costa española, la despoblación en el Cabo de Gata, la duplicidad de poblaciones en la costa de la comarca catalana del Maresme (la población original arriba en la montaña, el barrio marítimo, edificado tras la desaparición del peligro berberisco, a la orilla del mar), son ejemplos.

Igualmente los miles de cautivos que vivieron y trabajaron en Argel, Cervantes fue uno de ellos, han dejados decenas de obras literarias dedicadas al tema.

Sin embargo los corsarios berberiscos no se limitaron al Mediterráneo, llegaron a Galicia, la costa norte de Francia, el Canal de la Mancha e incluso… Islandia!!

Otras lecturas piratas  :

Cual es el origen de la vela latina ?

Hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX EC, era comúnmente aceptado que el origen de la vela latina se encontraba en el Océano Índico o el Mar Rojo y que los navegantes árabes habían introducido este tipo de vela en el Mediterráneo tras la conquista musulmana de toda la orilla sur y la península Ibérica. Por lo tanto, se podía argumentar que los viajes de Vasco de Gama y Cristóbal Colón, a bordo de naos aparejadas con velas latinas, no hubieran sido posibles sin este préstamo tecnológico de los árabes ( por cierto, un pueblo que el tópico sitúa en el… desierto).

Seguir leyendo Cual es el origen de la vela latina ?

La corriente general del Mediterráneo

Las diferencias en la temperatura y evaporación entre las aguas del Mar Mediterráneo, el Océano Atlántico y el Mar Negro generan un constante flujo de agua desde estos dos últimos al Mediterráneo a través del estrecho de Gibraltar y el Bósforo. Esta aportación de agua, genera a su vez dos corrientes que circulan por el Mediterráneo en sentido contrario a las agujas del reloj.

Seguir leyendo La corriente general del Mediterráneo