Archivo de la etiqueta: arquitectura naval

La edad de la navegación comercial a vela no ha terminado (II)

La edad de la navegación comercial a vela terminó en Occidente a principios del siglo XX, pero hay lugares donde esta aun se practica y se siguen construyendo veleros dedicados a la navegación comercial con métodos aprendidos hace siglos.

En Madagascar se siguen construyendo y utilizando comercialmente embarcaciones a vela que juegan un importante papel en la vida comercial de la isla. Lo curioso de estas embarcaciones es que no tienen nada que ver con los tradicionales dowh que navegaron por estas aguas siglos atras. La explicación está en la apertura iniciada durante el reinado del rey Ramada II (1861-1863) que contrató los servicios de los hermanos Joachim de la localidad francesa de Belo-sur-Mer, en la bretaña francesa para modernizar las técnicas de construcción de buques en la isla. A pesar de que se añadieron las necesarias correcciones para adaptarse a las necesidades locales, las goletas que aun se construyen tiene un inconfundible aire bretón.

Goleta en Madagascar
Goleta en Madagascar

Las embarcaciones son construidas en la playa mediante técnicas tradicionales y principalmente se utilizan para el transporte de mercancias en la costa oeste, entre localidades en las que no existen carreteras, estas están en mal estado o son impracticables durante la temporada de lluvias. Los constructores consultan al curandero local la fecha de inicio y finalización de la nave y la fecha de botadura, momento en que la población local se reune para celebrarlo. Una docena de naves son construidas cada año.

Entradas relacionadas:

  • La edad de la navegación comercial a vela no ha terminado (I)
Anuncios

La edad de la navegación comercial a vela no ha terminado (I)

La edad de la navegación comercial a vela terminó en Occidente a principios del siglo XX, pero hay lugares donde esta aun se practica y se siguen construyendo veleros dedicados a la navegación comercial con métodos aprendidos hace siglos.

En la isla de Celebes (Indonesia), los Bugis se han dedicado al comercio marítimo entre las islas del archipiélago Indonesio desde hace siglos a bordo de goletas conocidas como Pinisi, construidas por ellos mismos en las playas del sur de la isla.

Los Pinisi son el resultado de una mezcla entre oriente y occidente, entre lo antiguo y lo moderno. Mientras el casco de la nave recuerda el de un dhow árabe con una proa muy alzada y un castillo de proa, el aparejo es probablemente una adopción de los aparejos occidentales llevados por los holandeses a Indonesia. El casco se construye sin cuadernas, uniendo las tablas mediante espigas encajadas entre ellas, método de construcción naval que se abandonó en occidente hace siglos. Los Pinisi se guían mediante dos timones de espadilla con los que un timonel romano no se sentiría incómodo. En las últimas décadas, los Pinisi han incorporado motores.

pinisi

La construcción de los Pinisi se realiza en las playas por una cuadrilla de carpinteros de ribera bajo el control de un maestro. No se utilizan planos de construcción, es el maestro es quien das las instrucciones e indica como deben hacerse las cosas siguiendo las instrucciones que aprendió de su maestro, y este del suyo, y así hasta el siglo XVI ec cuando se construyeron los primeros Pinisi con la forma actual. No se realizan mediciones, la colocación de los diferentes componentes se realiza a ojo, las maderas se cortan sobre la marcha.

En la actualidad, muchos de los Pinisi se construyen por encargo de compañías turísticas, que realizan con ellos cruceros charter para los turistas occidentales entre las islas del archipiélago Indonesio. Unos pocos se envían a Europa donde su interior es remodelado y equipado por astilleros occidentales, para disfrute hedonista de algún patrón adinerado con gustos exóticos. El comercio de mercancías se realiza en las embarcaciones equipadas con motor.

Entradas relacionadas:

 

El cosido de las tracas del casco, como método de construcción naval

Una de las técnicas más primitivas de construcción de naves es la del cosido. Utilizada desde Siberia a la Micronesia, tanto para pequeñas canoas como para naves de comercio transoceánico, es probablemente la forma de construcción de barcos que más curiosidad puede despertar.

Seguir leyendo El cosido de las tracas del casco, como método de construcción naval

La invención de la galera de dos bancos o birreme

El pasado 18 de Julio del 2009 falleció Lionel Casson, reconocido especialista en historia marítima y autor de numerosos libros dedicados a la investigación sobre los barcos, los marineros y los viajes que realizaron en la antigüedad.

Como reconocimiento a su labor, este artículo está basado en parte de un capítulo de uno de sus libros más conocidos : Ships and Seamanship in the Ancient World.

La aparición del espolón en las naves de guerra hacía el siglo VIII aec. transformó totalmente el papel de los buques en la guerra naval, transformándolos de simples naves de transporte de tropas o plataformas de combate para la infantería de marina, a torpedos dirigidos por un timonel con el objetivo de perforar el casco de la nave enemiga. Esta nueva táctica determinaría el futuro desarrollo de la guerra naval.

Espolon de Trirreme griego encontrado en lacosta de Atlit, Israel
Espolón de un trirreme griego encontrado en la costa de Atlit, Israel

La nueva táctica de embestir al buque enemigo con el espolón de la nave hizo necesaria una nave más resistente para poder soportar el choque al embestir el buque enemigo, lo que a su vez hizo posible añadir una cubierta por encima del nivel de los remeros. El añadido de la cubierta superior, a su vez, permitió separar la infantería de marina de los remeros, dejando más espacio a estos últimos.

Para embestir a una nave enemiga era necesario ser más hábil y más rápido. Para ser más rápido eran necesarios más remeros. Habitualmente los remeros se situaban en hilera unos tras otro, lo cual limitaba la cantidad de remeros de que podía disponer una nave, e igualmente limitaba tecnológicamente por esa vía la potencia que podía alcanzar un buque, ya que no era posible construir buque más largos para admitir un mayor número de remeros sin hacer peligrar la estructura del casco de la nave.

La solución encontrada por los fenicios al problema de obtener más potencia sin poner en peligro la estructura del casco fue crecer por arriba. El espacio liberado en la cubierta inferior permitió reorganizar la disposición de los remeros, colocando a un nuevo remero intercalado entre cada uno de los dos anteriores, pero a una altura superior, evitando así que se molestaran al remar. Mediante esta disposición, con la misma longitud de navío se doblaba la potencia, o bien, con el mismo número de remeros se podía reducir a la mitad la longitud del buque, ofreciendo un objetivo menor al buque enemigo.

Relieve Asirio que muestra un birrme fenicio. La cabeza del nivel de los remeros aparece entre las vigas que sostienen la cubierta superior. Sobre la cubierta superior se colocan los escudos como protección
Relieve Asirio que muestra un birrme fenicio. La cabeza del nivel de los remeros aparece entre las vigas que sostienen la cubierta superior. Sobre la cubierta superior se colocan los escudos como protección

La misma necesidad de mayor potencia llevó posteriormente a la aparición del trirreme, con tres niveles de remeros. Más tarde, durante el periodo Helénico se diseñarían otros tipos de galeras llamados cuatrirremes, quinquerremes, etc.. pero ya no se referirían a los niveles de remeros, si no al numero de remeros que manejaban los remos de cada sección transversal.


La técnica de construcción marítima en la antiguedad

Hace 4500 años la forma de construir un barco era bastante diferente a como lo seria unos 3500 años después, al menos en el Mediterráneo y el Oriente Medio. De hecho, el casco de la nave se empezaba a construir al revés de como se haría ahora.

Actualmente un barco de madera se construye creando primero un esqueleto con la quilla y las cuadernas, sobre las que luego se irán añadiendo las tablas (técnicamente llamadas “tracas”) del casco de la nave.

Boat skeleton (East Coast Demerara, Guyana)
Cuadernas de un barco

photo credit: caribbeanfreephoto

Antiguamente la construcción del barco se iniciaba con la unión de las tablas, dando así forma al casco de la nave, al que luego se le añadirían por el interior las cuadernas como mero refuerzo. A esta técnica de construcción se le llama “sobre forro”. El ejemplo más antiguo de esta técnica es la barca solar de Keops encontrada junto a la Gran Pirámide en Egipto.

Acerca del origen de esta técnica, una de las posibilidades es la adaptación de las canoas hechas a partir de troncos de arboles vaciados a la necesidad de embarcaciones con un bordo más alto para su utilización en el mar, mediante el sistema de añadirle tablas de madera en los laterales hasta evolucionar a una nave totalmente construida mediante tablas.

La unión de las tablas del casco de un barco construido sobre forro se realiza mediante el sistema de mortaja y espiga. En el canto de la plancha se practica un agujero (la mortaja) en el cual se introduce una pieza de madera que sobresalga del mismo (la espiga) la cual será a su vez encajada en la mortaja de la plancha superior. Si habéis montado un mueble del Ikea, lo habéis usado!. Generalmente la unión se reforzaba mediante otra pieza que atravesara la espiga por la plancha para evitar que pudieran separarse o mediante clavos de cobre y más tarde de hierro.

Sistema de mortaja y espiga utilizado para unir planchas de un casco
Sistema de mortaja y espiga utilizado para unir planchas de un casco

Tras la construcción del casco se le añadían las cuadernas al interior unidas al casco mediante clavos introducidos desde el exterior a los que se les doblaba la punta en la parte interior del casco.
Una vez construido el barco, la hinchazón de la madera producida por la humedad del agua hacia aun más resistente el conjunto.

Esta técnica de construcción se ha usado en proyectos arqueológicos experimentales demostrando por un lado su efectividad y por otro su ineficiencia económica, al menos en términos actuales.
La construcción del casco de una nave mediante esta técnica puede exigir miles de ensamblajes dependiendo del tamaño del buque. En los barcos rescatados en el lago Nemi en Italia, los más grandes conocidos construidos mediante esta técnica, se usaron decenas de miles de junturas. Por otro lado, las cuadernas deben adaptarse cada una de ellas al casco realizado y por lo tanto hacerse exactamente a su medida, sistema mucho menos eficiente y más complicado que el de adaptar las tablas al esqueleto formado por las cuadernas del barco.

Casco de uno de los bascos del lago Nemi. Observar el tamaño del hombre que hay al frente
Casco de uno de los bascos del lago Nemi. Observar el tamaño del hombre que hay al frente

La construcción sobre forro se mantuvo en uso de forma dominante a lo largo de toda la antigüedad y la Edad Media Europea con muchas variaciones locales y combinada a veces con la que seria la técnica que la sustituiría más adelante y que posibilitaría la construcción de naves más grandes. Esto no significa que la construcción sobre forro quedara en desuso. En grandes galeones del siglo XVII se han encontrado evidencias que revelan su uso en partes del casco y aun en el siglo XX era usada para la construcción de pequeñas embarcaciones de madera.

curiosidad : La misma evolución ha seguido la construcción de edificios. Anteriormente las paredes de un edificio eran el principal sustento de este hasta que estas se transformaron en simples lienzos con los que cubrir los espacios entre el resto de elementos estructurales que lo sostenian.

Artículos relacionados :