La batalla de la Costa Malabar o Calicut

En Diciembre de 1502 la cuarta flota enviada por Portugal a la Costa Malabar, comandada por Vasco da Gama, se enfrentó a las escuadras del Zamorin de Calicut y de los comerciantes árabes del Mar Rojo que veían amenazado el lucrativo comercio de especias desde la India a Egipto controlado por ellos. La batalla de la Costa Malabar, también llamada de Calicut, posiblemente fue el primer combate naval tácticamente moderno de la historia, o al menos, del primero del que se tiene constancia.

Tras la llegada de los portugueses en 1498 al Océano Índico, el comercio entre la India y Egipto se vio entorpecido por la pretensión de los portugueses de hacerse con el, sometiendo a vasallaje a los gobernantes de la Costa Malabar y el apresamiento de los dhows de los comerciantes árabes del Mar Rojo. El asentamiento comercial establecido por Pedro Cabral en Calicut fue destruido tras desavenencias de los portugueses con los comerciantes árabes de la ciudad y la tercera flota mandada por Joao da Nova tuvo que abrirse paso luchando contra la flota del Zamorin en su viaje de retorno a Portugal. Da Gama llegó al Océano Índico con la intención de castigar al Zamorin.

Grabado de la ciudad de Calicut publicado en 1581
Grabado de la ciudad de Calicut publicado en 1581

Con este propósito, Da Gama incluyo en esta expedición 5 carabelas, naves menos armadas, más ligeras, con menor borda y sin castillos de proa y popa, habituales en otras naves, muy útiles como bastiones de defensa si la nave era abordada. La ventaja de las carabelas eran su velocidad, maniobrabilidad y la capacidad, gracias a sus velas latinas, de navegar más ceñida al viento. El único motivo para desear estas características, era la intención de Da Gama de mantener un enfrentamiento en que la superior capacidad de maniobra y potencia de fuego de su flota le diera la victoria sobre el enemigo.

Tras el enfrentamiento con las naves portuguesas de da Nova el año anterior, el Zamorin había comprendido que sus naves no podían enfrentarse solas a los cañones portugueses, por lo que solicitó la ayuda del Sultán de Egipto el cual envío una flota de dhows del Mar Rojo al mando de Cojambar, la cual se unió en Calicut a la flota del Zamorin al mando de Khoja Kassim. La intención del comandante indio era intentar una emboscada a la flota portuguesa mientras estuvieran cargando en Cochin y abordar y quemar sus naves. La cantidad de naves que componían la flota combinada no es posible de establecer ya que las diferentes fuentes, todas portuguesas, difieren entre si. Unas fuentes hablan de entre 30 y 70 grandes naves y una multitud de naves más pequeñas. El Zamorin parece haber alardeado de disponer de 20 naves por cada una de los portugueses, lo que nos daría unas 380. Lo que parece seguro es que entre los grandes dhows, veleros más pequeños, naves y botes propulsados a remo las fuerzas indias eran muy superiores en número a las portuguesas.

Da Gama, informado de las intenciones del Zamorin convoca a la escuadra de carabelas de Vicente Sodré, que estaba de patrulla por la Costa Malabar, y parte en dirección a Cannanore. Da Gama da claras instrucciones a sus capitanes de no abordar las naves enemigas, luchar tan solo con la artillería y que tengan preparados recipientes con agua para sofocar los incendios que puedan declararse a bordo. Envía por delante a la escuadra de 5 carabelas de Sodré, junto con 2 o 3 de las menos cargadas del resto de naves, navegando cerca de la costa y el resto de las naves en otra escuadra que navegará algo retrasada y más lejos de la costa. Sodré a ordenado a sus capitanes que preparen bolsas con la pólvora necesaria para cada disparo y así poder cargar más rápidamente sus bombardas.

La flota del Zamorin viaja en dirección sur dividida en 2 escuadras principales, más adelantada la flota del Mar Rojo mandada por Cojambar y detrás la mandada por Khoja Kassim en una larga linea que se pierde en el horizonte.

Las dos flotas se encontraron por la mañana con el viento soplando desde tierra. Da Sodré inmediatamente se ciñe al viento intentando ganar el barlovento a la flota de Cojambar, navegando sus 5 carabelas en linea pegadas unas a las otras y dejando a las otras naves detrás. Tras haber ganado el barlovento, las carabelas abren fuego contra la nave insignia de Cojambar con las 2 bombardas de sotavento alcanzando el mástil y el castillo y hundiendo tres de sus naves. Las carabelas bajan sus velas y disparan una vez tras otra sobre la flota de Cojambar hundiendo muchas naves. El viento empuja a las naves de Cojambar mar adentro, donde llega da Gama con la otra escuadra uniéndose al bombardeo. Cuando la escuadra de Khoja Kassim se acerca al combate, da Sodré levanta velas y a través de las naves enemigas que le atacan desde barlovento y sotavento, algunas de ellas propulsadas por remos, dispara sus bombardas sobre las naves y falconetes y culebrinas sobre las tripulaciones sin permitir que le aborden, y finalmente provocando la huida de la escuadra hacia tierra. Da Sodré intenta unirse de nuevo a la escuadra de da Gama que sigue bombardeando los dhows de Cojambar que intentan escapar en cualquier dirección. Al detenerse el viento, los dhows lanzan botes al agua para remolcar sus naves hacia la costa, imitados por da Sodré que los persigue y por los botes de las naves de la escuadra de da Gama que armados con falconetes y con 20 ballesteros a bordo cada uno los van alcanzando, abordando, saqueando y hundiendo.

No se sabe cuantos buques hundieron los portugueses, pero da Gama no perdió una sola de sus naves, solo recibió un cañonazo que mató a un capitán de una carabela e hirió algunos de sus hombres, y la mayoría de las bajas se produjeron por flechas, de las cuales sus naves quedaron erizadas como un puercoespín.

La superior artillería de los portugueses fue la clave de la victoria contra la flota del Zamorin. Los dhows árabes estaban armados con algunos cañones, ninguno de ellos con la potencia de los cañones portugueses, ni tan fácilmente recargables. incluso algunos estaban construidos con madera y lanzaban los proyectiles describiendo un arco, lo que los hacia ineficaces. Fue necesaria la llegada de maestros milaneses a Calicut para que la flota del Zamorin dispusiera de cañones eficaces contra los portugueses.

La previsión de da Gama al integrar las carabelas en su flota y la posterior decisión de integrarlas en una escuadra que enviará por delante, así como la orden de Sodré de preparar bolsas de pólvora con la carga necesaria para un disparo y la disposición de sus naves en linea para permitir la utilización del mayor numero de cañones al mismo tiempo, nos muestran un conocimiento acumulado en batallas navales entre flotas de naves fuertemente artillados del que los indios y árabes carecían, de forma que quedaban tácticamente superados.

Calicut tuvo que solicitar ayuda al sultán de Egipto que con la ayuda de ingenieros venecianos construyo una armada en el Mar Rojo para poder enfrentarse a Portugal en el Océano Índico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s